Filosofía


vihuela "louzao" del año 1998:
antecesor de la guitarra española.

La guitarra española es un instrumento musical desafiante para todo músico.
Nos muestra un mundo de posibilidades (polifonía, melodía, timbres, etc.) pero también a medida que transitamos éstas, nos damos la cabeza contra la pared:

La polifonía es limitada y "particular" al instrumento; la capacidad de "cantar" de la guitarra resulta no ser tanta como habíamos imaginado; los timbres son muchos, pero difíciles de proyectar a los oyentes, etc.

El compositor se encuentra con un instrumento realmente críptico, que le ofrece múltiples escollos.

El intérprete, para lograr "armar" una obra musical a través de la guitarra, debe dominar perfectamente la técnica de la misma. El instrumento no es permisivo en lo absoluto.
Las obras más simples del repertorio presentan problemas típicos de la guitarra: cero tolerancia a la imprecisión de los dedos al momento de digitar, dificultad de lograr un legato parejo, escasas posibilidades en el control de la dinámica de la obra, poco "sustain" a la hora de la melodía y para la duración de ciertas notas requeridas en determinados pasajes armónicos.

Considerando lo dicho hasta aquí, podríamos preguntarnos:
¿Qué vuelve al instrumento tan encantador para la mayoría de las personas? o ¿Qué posibilidades "sí" nos ofrece por sobre otros instrumentos?

Me animo a decir que la segunda pregunta es de más fácil respuesta:
La guitarra es un instrumento transportable, que puede desempeñar un rol de instrumento de acompañamiento armónico mejor que cualquier otro, a excepción del piano. También nos da la posibilidad de jugar con la melodía, la armonía y el ritmo, o sea, con todos los elementos de la música. Nos permite usar muchas afinaciones, y hacer muchos tipos de música diferente.
Quizás esto último, pueda ser el comienzo de la respuesta a la primera pregunta.
La guitarra esta entroncada en lo más profundo de la mayoría de las culturas populares
Nos es un instrumento "cercano", que podemos "abrazar" mientras conseguimos escuchar los mas cálidos timbres …

Y quizás sea en estos "timbre y colores" donde podamos hallar el grueso de la respuesta.

En esta situación, el constructor de guitarras tendría que saber generar un instrumento que, manteniendo sus bondades propias, pueda solucionar algunos de los problemas (o características) del mismo.
Tras esta utopía ando caminando, como tantos otros colegas, este sendero lleno de desafíos

A favor tenemos, el inmenso placer que nos da la posibilidad de construir guitarras, y la posibilidad de jugar y experimentar con creatividad sobre un instrumento en el que no está dicha la última palabra …
La guitarra de este nuevo milenio, recién está naciendo, y es a nuestras generaciones de luthieres y guitarristas que nos toca oficiar de parteros.

Guitarras modelo contemporáneo con tapas armónicas de Cedro rojo y Abeto.